La iniciativa modifica el financiamiento de las capacidades estratégicas de las Fuerzas Armadas con el fin de dotarlas de recursos estables en el tiempo para sostener su capacidad operativa, disuasiva y en ayuda de los chilenos en caso de catástrofes o emergencias.

En un solemne acto en el salón Montt Varas del Palacio de la Moneda, el Presidente de la República Sebastián Piñera, junto al ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina, y de Hacienda, Felipe Larraín, firmó las indicaciones al Proyecto de Ley que establece un nuevo mecanismo de financiamiento de las capacidades estratégicas de la Defensa Nacional y que deroga la Ley Reservada del Cobre.

Actualmente el gasto en Defensa se financia a través de dos mecanismos: el presupuesto anual, que incluye el gasto ordinario de la Defensa Nacional, y la Ley Reservada del Cobre, que data de 1958 y que financia las adquisiciones destinadas a mantener las capacidades estratégicas.

“La forma en que debemos financiar nuestras Fuerzas Armadas ha sido un tema de constante debate, desde que recuperamos nuestra democracia, existen muchas iniciativas, muchas mociones. Hoy día queremos dar un paso adelante”, recalcó el Mandatario.

Agregó que las reformas buscan un doble objetivo, por una parte dotar a las FF.AA de los recursos necesarios, en forma estable, para que puedan tener las capacidades estratégicas, operativas y disuasivas, y por otra parte puedan responder en tiempos de paz, en caso de una catástrofe o emergencia.

“Lo hemos visto una y mil veces, por ejemplo cuando la tragedia o la adversidad golpea a nuestro país, cuando tenemos que socorrer a chilenos y chilenas en lugares extremos y apartados, cuando queremos hacer presencia en lugares tan estratégicos como la Antártica, y por eso nuestras FF.AA. necesitan un financiamiento que les permita en forma estable y en forma adecuada, cumplir ese doble rol que cumplen las FF.AA. en una sociedad democrática”, dijo.

El mandatario recordó que durante su primer gobierno se presentó un proyecto de ley que buscaba cambiar la Ley Reservada del Cobre. Éste fue presentado al Congreso, aprobado por la Cámara de Diputados y se encuentra hoy día en segundo trámite en el Senado.

Actualmente, explicó, el gasto en Defensa se financia a través de dos mecanismos muy distintos; a través del presupuesto anual, se financia el gasto ordinario de la Defensa Nacional que tiene que ver con salarios, entrenamiento, operaciones y muchas cosas más; y a través de la Ley Reservada del Cobre que financia las adquisiciones destinadas a mantener las capacidades estratégicas y su mantenimiento.

Sostuvo que en este último sistema de financiamiento hay un déficit de transparencia, una “dependencia absurda del precio de un metal como es el cobre” de las compras militares y la ausencia del Congreso Nacional en la discusión. “Estamos proponiendo que las Fuerzas Armadas tengan en este segundo componente de capacidades estratégicas, un presupuesto a 4 años plazo, que se enmarca dentro de un plan a 12 años plazo que es el instructivo o la Política Nacional de Defensa”, dijo. “De esta manera, vamos a destinar en la propuesta que estamos haciendo al Congreso, 2.600 millones de dólares provenientes de los saldos de la actual ley reservada del cobre a financiar ese presupuesto a 4 años que estamos presentando con este proyecto de ley”, sostuvo.

Agregó que además de este fondo a 4 años plazo, el Gobierno estima necesario tener un piso mínimo garantizado a poder asegurar que las necesidades de la Defensa. “Van a tener siempre un piso que va a dar una garantía mínima, y ese piso lo hemos calculado como el 70% del monto promedio de los gastos de operación y sostenimiento así como en inversiones en material bélico del periodo comprendido entre el año 2010 y el año 2017, por otra parte también creemos que es necesario para poder hacer frente en forma ágil y diligente a eventualidades, a situaciones que no han sido anticipadas, a eventuales posibles conflictos y también a catástrofes naturales, o incluso a ciertas oportunidades que puedan producirse de crear un fondo de contingencia estratégica que va a contar con un monto inicial de 1.000 millones de dólares y que va a alimentarse de esos 1.000 millones adicionales más los recursos de las leyes de presupuesto puedan querer agregar”.

Anunció que, por último, los recursos remanentes en la cuenta de la Ley Reservada del Cobre se incorporarán al fondo de estabilización económica y social que va a permitir que esos fondos engrosen y aumenten el fondo de reserva que tenemos para eventualidades a nivel nacional.

Por esta manera también estamos estableciendo que la Ley Reservada del Cobre va a ser derogada, pero va a permanecer por un periodo de tiempo el aporte que la empresa Codelco hace, “ya no a la Ley reservada del Cobre que va hacer financiada con fondos generales de la nación, sino que al Estado de Chile y por eso que durante un periodo de 8 años”.

CONSENSO NACIONAL

En tanto, el Ministro de Defensa recalcó la importancia de la indicación legislativa, señalando que con ella las FF.AA. tendrán un financiamiento íntegramente transparente, que se va a hacer de acuerdo a las normas democráticas que rigen a nuestro país, que va a permitir contar con la fiscalización adecuada y muy importante con los recursos que la Defensa necesita.

“Esto es un cambio muy de fondo, porque es una transición definitiva desde un sistema cuyo financiamiento no había sido resuelto en democracia para un sistema cuyo financiamiento va a ser absolutamente hecho a través de las reglas de la democracia, que son como se financian las FF.AA. cuando tenemos la certeza que se está haciendo en forma adecuada”, declaró.

Relató que durante los últimos dos meses tuvo la oportunidad de reunirse con todos los senadores, de oposición y de gobierno, donde logró un amplio respaldo ya que este proyecto debe ser “tratado como una verdadera política de Estado y como un acuerdo y un consenso nacional”.

“Lo que nosotros tenemos que hacer es lograr que este proyecto sea aprobado por una amplia mayoría, por un amplio respaldo y que nos permita tener las FF.AA. con el financiamiento adecuado”, dijo.

“Estas FF.AA. quieren unidad, quieren trabajar por Chile, quieren sentir apoyo ciudadano, son ejemplares, profesionales de un alto nivel de preparación como pocas en el mundo y que su financiamiento sea hacho de cara a la ciudadanía y se sepa para qué se invierte y se sepa con toda claridad. Eso es lo que nosotros vamos a hacer porque creo que el país se lo merece”, declaró.

Ante el transfondo de la reforma, el Ministro de Defensa fue enfático: “Quiero aclarar que definitivamente el financiamiento de las FF.AA., con la Ley del Cobre se acaba ahora, se acaba ahora (…) Lo que yo quiero dejar claro, categórico y definitivo: ningún peso de esa Ley del Cobre va a llegar a las FF.AA. desde que se firme y se apruebe y se promulgue este proyecto de ley, porque nosotros queremos un mecanismo de financiamiento que sea transparente y claro”.

En la ceremonia de firma participaron también el Ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick; el Ministro Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel; la Ministra Secretaria General de Gobierno, Cecilia Pérez; el Ministro de Economía Fomento y Turismo, José Ramón Valente; Ministro de Minería, Baldo Prokurica. Además, los Comandantes en Jefes del Ejército, General Ricardo Martinez, de la Armada, Almirante Julio Leiva; de la Fuerza Aérea; general del aire Jorge Robles y el Jefe del Estado Mayor Conjunto, general de aviación Arturo Merino.

Fuente: defensa.cl