He venido, con emoción y orgullo, a este sagrado lugar de la Patria a participar en la Ceremonia de Reconocimiento, en compañía de mi esposa Margarita, de mis tres hijos Adriana, Alejandra y Andrés, mis yernos Hernando y Lucas, mi nuera Marian y mis siete nietos.

Audio - Discurso de Mindefensa durante la ceremonia de reconocimiento de las tropas

¡Las Fuerzas Armadas de Colombia tienen un nuevo Comandante Supremo, el señor Presidente de la República Iván Duque Márquez!
 
¡Señor Presidente Duque, aquí están los hombres y mujeres de nuestro Ejército, de la Armada, de la Fuerza Aérea y nuestros policías de Colombia!

Estos son los héroes que han luchado por la libertad, la independencia, la soberanía, la vida y la integridad de los colombianos ante las amenazas externas, el crimen organizado, el narcotráfico y el terrorismo.

Sé que por este campo de paradas han desfilado jóvenes y veteranos héroes de la Patria, comprometidos con los destinos de nuestra Nación. En este campo de paradas celebramos hoy ¡El HONOR! como primera virtud Militar! 
 
Nuestras fuerzas armadas que son respetadas y admiradas en todo el planeta van a recuperar su carácter combativo. Ustedes son ejemplo de fortaleza y de cómo se puede doblegar a aparatos criminales y terroristas. 
 
Estas Fuerzas tienen una tarea enorme: continuar siendo las principales defensoras de los derechos humanos en Colombia. La razón de ser de su misión es esa, precisamente esa: garantizar a todos los ciudadanos el ejercicio pleno de sus derechos, sin discriminación alguna por razones políticas, de opinión, de orientación sexual, credo religioso o cualquier otra..
 
Ustedes son ejemplo de fortaleza y de cómo se pueden doblegar losa aparatos criminales y terroristas.

Una democracia fuerte, como la que debemos construir con el Pacto por Colombia que usted lidera, señor Presidente, debe partir de la vigencia plena de los derechos para todos. No seguiremos admitiendo que la criminalidad asesine a ningún colombiano, mucho menos a líderes sociales, amenace periodistas o siembre el terror.
 
Señores Comandantes, respetados soldados y policías, tengan claro que este gobierno que se inicia el 7 de agosto, en el marco de la constitución, respalda absolutamente su tarea. !No están solos! !No estarán solos!
 
Aquí hay un liderazgo civil en cabeza del Presidente de la República, que está dispuesto a trabajar por su bienestar, la seguridad jurídica que requieren para su actuación y conseguir y mantener el apoyo de la sociedad colombiana al cumplimiento de su misión.
 
Vamos a recuperar el ímpetu, la voluntad de lucha, la firmeza y la decisión a la hora de enfrentar a quienes amenazan nuestra sociedad.

Este no será un gobierno de ambigüedades, tampoco donde exista espacio para justificar o validar el terrorismo o el crimen como medio de acción política en la democracia.
 
Nuestra Fuerza Pública es constructora de paz cumpliendo su mandato constitucional. Es con su compromiso que garantizaremos la convivencia pacífica, la justicia y los derechos humanos.
 
El Gobierno quiere resultados, rápidos, contundentes, estructurales contra el crimen organizado. !Sabemos que tenemos los mejores hombres y mujeres para lograrlo!
 
Los grupos armados organizados son hoy una amenaza de muy alta gravedad. Las disidencias de las FARC están más extendidas de lo que se decía y en proceso de crecimiento. Muchos territorios dejados por estructuras de esa guerrilla han sido llenados por dichas disidencias y otros grupos ilegales.
 
Las economías ilícitas,  asociados con el narcotráfico y la minería criminal principalmente en esas regiones se han convertido en zonas que favorecen asesinatos, masacres y toda forma de barbarie.
 
Nuestro propósito es asegurar la vida e integridad de todos los allí viven,. Sabemos que los criminales convierten a líderes sociales y periodistas en objetivo porque los consideran un obstáculo para sus propósitos. La orden es garantizarles su vida, su integridad, su libertad.
 
Vamos a combatir con firmeza el narcotráfico en todos los eslabones que conforman ese delito transnacional. Las 209.000 hectáreas de coca que reporta el Departamento de Estado a 2017 son el caldo de cultivo de nuevas violencias como las que se vienen desatando en diferentes territorios del país.
 
No podemos mantener discursos justificativos del delito. Cultivar, procesar, traficar coca es un delito que destruye la juventud y la sociedad.
 
Por eso, ha vuelto la lucha contra los cultivos ilícitos, con la misma intensidad que desmantelaremos laboratorios, perseguiremos a quienes promueven el cultivo y comprar la pasta de coca y el clorhidrato de cocaína. Trabajaremos juntos todos, Fuerzas Militares, Policía Nacional, Fiscalía General, Jueces y todo el Gobierno junto con los países aliados. 

También será prioridad  la desarticulación de las principales amenazas armadas que  hoy están azotando los territorios.
 
Entendemos perfectamente el nuevo escenario y las estrategias y tácticas que emplean esas organizaciones. !Lo tenemos claro! !Y tenemos la respuesta adecuada!
 
La orden es la desmovilización o entrega individual, sino su captura o en última instancia, ojalá no fuera necesario, su neutralización. Todo en el marco del respeto a los instrumentos internacionales de derechos humanos. La Fuerza es legítima sólo cuando en su ejercicio se respeta rigurosamente la Constitución y los derechos y la dignidad de la persona humana.
 
Nuestra Fuerza Pública se convertirá además en un motor esencial de la estabilización en las regiones. A las zonas más alejadas llegarán nuestros hombres y mujeres y en compañía de las demás entidades del Estado trabajarán para mejorar la vida de las poblaciones, para promover emprendimiento, para crear condiciones que permitan que los colombianos afectados por la criminalidad y la violencia tengan una oportunidad en la vida. Creemos en la legalidad como la forma de promover el emprendimiento y se traduzca en equidad. 
 
La seguridad es indispensable para transformar los territorios y somos conscientes que esa transformación es condición necesaria para construir convivencia y legalidad. Los poderes públicos del Estado, legislativo, judicial y ejecutivo, debemos lograr una articulación operativa de manera armónica, para derrotar a quienes se aprovechan del sistema legal, para lograr sus fechorías.
 
Apreciados miembros de las Fuerzas Armadas: la verdad, la transparencia y la honestidad serán clave para los éxitos futuros de nuestras Fuerzas. No se le hace ningún bien a una unidad militar o policial cuando se oculta o retrasa el conocimiento de una verdad; cuando aceptamos como naturales actos de corrupción o cuando nos dejamos tentar por antivalores. Queremos unas Fuerzas Armadas transparentes en su actuar y éticamente heroicas en el campo de batalla.
 
Un mensaje final a los desmovilizados de las FARC y del ELN: Nuestros soldados y policías tienen la instrucción de garantizarles su seguridad, como a todos los colombianos. Queremos que ustedes se reintegren plenamente a la sociedad y que rompan para siempre cualquier vínculo con la ilegalidad. Queremos que sean colombianos que ayuden a construir país.
 
Señor Presidente, aquí están las Fuerzas Militares y de Policía reconociendo a su nuevo Comandante en Jefe.
 
Aquí están ratificando su acatamiento pleno a la Constitución y diciendo a la sociedad que están constituidas para proteger a los colombianos y defender a la Patria.
 
No cesaremos un instante en combatir el crimen. Estamos aquí para ganar la batalla contra los delincuentes y a eso, señor Presidente, dedicaremos cada minuto de su gobierno.
 
Señor Presidente, muchas gracias por el honor de designarme como Ministro de Defensa, lo cual me permitirá que trabajar con los soldados y policías de Colombia por las libertades y derechos de todos los colombianos.
 
¡Con Carácter, Decisión y Coraje avanzaremos!

Fuente: mindefensa.gov.co