El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Alberto Mejía, reiteró que la Jurisdicción Especial para la Paz es la base del Acuerdo de Paz y por esa razón, le pidió al Congreso de la República que avance con la reglamentación de esta herramienta, para evitar la exposición jurídica de los integrantes de la Fuerza Pública, porque justamente ese mecanismo les brinda seguridad jurídica.

Durante la rendición de cuentas del Ministerio de Defensa, el general Alberto Mejía aseguró que la reglamentación de la JEP, ha recibido todos los insumos de las Fuerzas Militares y este Gobierno ha aceptado sus propuestas e iniciativas en este campo. Por esa razón, su llamado es para que “se apruebe esta reglamentación tal y como está establecida en este momento”.

“La postura estratégica de las Fuerzas Militares es que necesitamos que el Congreso de la República avance en aprobar esta reglamentación. Necesitamos marcar la cancha de la JEP porque sino lo hacemos quedamos expuestos. Tenemos miles y miles de familias, miles de soldados que dieron todo por Colombia, algunos de ellos cometieron equivocaciones en el campo de batalla, y muchos de ellos que dieron su máximo sacrificio por este país, todos están esperando que se les cumpla y que se logre llegar a ese escalón para tener seguridad jurídica, una herramienta fundamental para que las Fuerzas Militares sigan batallando y tengan bienestar, incluyendo a los retirados y sus familias”, dijo.

“En nombre de las Fuerzas Militares puedo decir que la Jurisdicción Especial para la Paz no se escribió ni se construyó en La Habana, Cuba; segundo, el Gobierno nacional nos invitó a participar y allí en ese diálogo que entablamos con el Congreso y diferentes ministerios, ayudamos a construir una Jurisdicción que hoy en día es uno de los elementos vitales del Proceso de Paz, me atrevería a decir que es la piedra angular”, concluyó Mejía. 

Junto con la cúpula de las Fuerzas Militares y de Policía, el general Mejía presentó los principales resultados de las instituciones que garantizan el cumplimiento de los Acuerdos de Paz firmados entre el Gobierno nacional y las Farc, movimiento que ahora se dedica a la política.