Posterior a la suscripción del acuerdo de paz con Perú –luego del conflicto de 1995– Ecuador inició un proceso de desminado humanitario en la frontera que une a ambas naciones. Para el efecto se creó la Unidad de Desminado Humanitario, a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército (CEE).

El comandante de este organismo es el teniente coronel José Fiallo Vásquez. El militar explica que la labor de la entidad a su cargo ha permitido, hasta el momento, liberar del 80% de minas antipersonales y antitanques que fueron sembradas en el territorio de la frontera ecuatoriana. El 20% restante se espera hacerlo hasta diciembre del 2022.

El trabajo cumplido por los miembros de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) ha permitido liberar 506 mil metros cuadrados en las provincias fronterizas de El Oro, Loja, Morona, Zamora, Pastaza e incluso en el kilómetro cuadrado de Tiwintza.

En estos sitios se han destruido cerca de 12 mil minas antipersonales, 74 minas antitanque y 27 restos explosivos de guerra.

Para ello se utilizan técnicas de desminado manuales, caninas y mecánicas, a través de un robot que hace más eficiente el trabajo.

De hecho, el robot ha destruido –entre el 2015 y el 2016– 450 minas en 30 mil metros cuadrados, principalmente ubicados en la provincia de Zamora Chinchipe.

Por otra parte, hay que se apuntar que en el Ecuador se han destruido 260 mil minas que estaban almacenadas en polvorines y se ha capacitado a 1054 desminadores.

Lo que resta –de hoy en adelante– es liberar de minas a 125 mil metros cuadrados: 30 500 en Tiwintza y 95 mil en la provincia de Zamora Chinchipe.

Más datos

Para hacer más eficaces a las tareas de desminado se creó, en el 2015, una Unidad de Desminado Binacional, organismo para el que se diseñaron varios instrumentos, entre los que se destaca el Manual de Empleo de la Unidad Binacional, Manual de Procedimiento de Desminado Humanitario, Cartilla de Comportamiento de Integrantes de la Unidad Binacional y un Protocolo de Evacuación Aeromédica.

El personal de las FF.AA. ecuatorianas y peruanas ha compartido cartografías y croquis para ubicar con mayor precisión y rapidez los artefactos explosivos, en las zonas en las que fueron sembradas.

 

Fuente: defensa.gob.ec