En 2017 en el Ecuador se registraron 882 homicidios intencionales, de los cuales el 51,7 por ciento fueron ocasionados por armas de fuego y un 30,39, con arma blanca.

Las políticas emanadas por las instituciones que conforman el Consejo Sectorial de Seguridad, del que hace parte el Ministerio de Defensa, determinan la ejecución de patrullajes y controles de armas, municiones y explosivos en calles, carreteras del país con la finalidad de precautelar la seguridad de la población al decomisar artefactos al margen de la Ley.

A la par, el Ministerio de Defensa Nacional, a través de la Dirección de Control de Armas del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, vigila la importación, exportación, comercialización, almacenamiento, comercio interior y fabricación de armas de fuego, municiones, fuegos de artificio, pólvoras o toda clase de explosivos, así como las materias primas para su fabricación.

De acuerdo al Reglamento a la Ley de Fabricación, Importación, Exportación, Comercialización y Tenencia de Armas, Municiones, Explosivos y Accesorios existen dos tipos de autorizaciones: el permiso de tenencia (personas con autorización oficial para tener un arma en algún lugar determinado, residencia o trabajo) y el permiso de porte de armas (para personas que pueden llevar consigo un arma).

El objetivo fundamental de estas iniciativas de seguridad es contribuir a la erradicación del tráfico ilícito de armas, municiones, explosivos, materiales y sustancias relacionadas, a través de la planificación, seguimiento y evaluación, a fin de coadyuvar a la seguridad ciudadana y al logro de una cultura de desarme.

Los operativos de control de Fuerzas Armadas, además, abarcan temas de verificación de trasporte de hidrocarburos o de madera, con los permisos de la autoridad competente; vigilancia del contrabando de mercadería en sectores fronterizos, especialmente; así como de lucha contra el narcotráfico, incluso en zonas marítimas.

 

Fuente: defensa.gob.ec